Almazara Artal

Almazara Artal presenta el Menú del AOVE con Lorena Palacios

Hoy os traemos nuestro Menú del AOVE del mes, de la mano de la cocinera Lorena Palacios @onceuponafoodie.

Lorena, es una persona que nació con la pasión desde muy pequeñita de  preocuparse por la comida. Ella no viene de familia de cocineros, si no que siempre fué curiosa sobre los alimentos.

Una pasión que fué creciendo y que cultivó hasta convertirse hoy en día en food designer y especialista en gastromarketing.

Lorena es joven y desciende de Cinco Olivas, apostamos como empresa por personas jóvenes, innovadoras y de cercanía, que les guste trabajar con Aove y la calidad.

Hoy tenemos el placer de tenerla con nosotros cocinando el Menú del AOVE del mes con nuestros aceites de Almazara Artal.

Si quieres saber más de Lorena Palacios, visita su web. Te sorprenderá!!

 

Ajoblanco de melón, hierbabuena y AOVE, con productos de Km0 y de temporada. Fresco, afrutado y delicado.

 

INGREDIENTES
• 90-110 gr de Aceite de oliva virgen extra de Empeltre de la Almazara Artal
• 200 gr de almendras crudas peladas
• 1 o dos dientes de ajo según tamaño y gusto
• 3 vasos de agua fría
• Dos cucharadas (o más al gusto) de vinagre de Jerez
• Sal
• Medio melón de la huerta
• Un puñado de hierbabuena

Esta cremita de ajoblanco de melón es muy fácil de hacer y te va a encantar por lo suave y delicada que queda y lo bien que entra en verano. Es tan fácil como poner todos los ingredientes en un robot de cocina, ¡y triturar! Si no tienes un robot de cocina puedes utilizar un túrmix perfectamente. En este caso te aconsejo ir haciendo tandas (ya que hay mucho volumen) e ir añadiendo el aceite en hilo para que emulsione poco a poco 😉

Verás que la hierbabuena le da un toque aromático muy bueno, ¡tú eliges cuanta cantidad poner!

Lo que está claro es que aquí la clave es un buen aceite de oliva…A parte de porque va a ser mucho más sano, nos va a aportar unos aromas mucho más buenos y una consistencia final perfecta. Si veis que el resultado final es muy líquido, añadid un poquito más de aceite para emulsionar más la cremita.

Os tiene que quedar una cremita blanca fina, bien ligada. Es normal que se noten mini grumitos de la almendra en boca, eso es correcto, ¡pero nada de mega trocitos por ahí flotando! Pícala bien hasta que quede suave suave 🙂

Una vez lo tengas guardado en la nevera y deja que se enfríe. Para consumirlo, emplata junto con un chorrito de aceite de empeltre de la Almazara Artal y decora con hojitas de hierbabuena. ¡Disfruta!

 

Pizza de masa fermentada durante 12 horas con un pesto diferente, aceitunas, alcachofas y burrata.

 

INGREDIENTES

• Para la masa de pizza (Receta de Jordi Morera, Mejor Panadero del Mundo 2018)
• 315 g de harina de fuerza
• 35 g de semolina de trigo duro
• 4 g de levadura fresca (alternativamente, 1,5 g de levadura seca)
• 7 g de sal
• 265 g de agua

• Para el pesto
• Dos puñados de albahaca fresca
• Una cucharadita de tomillo
• Una cucharadita de tomillo limonero
• 50-60ml de Aceite de Oliva Virgen Extra Arbequina de la Almazara Artal
• Un trocito de queso parmesano
• 1 Ajo o medio si es muy grande
• Sal
• Una cucharadita de zumo de limón
• Dos puñados de anacardos crudos y sin salar

• Los toppings
• Aceitunas muertas de Aragón
• Una lata de corazones de alcachofa
• Una burrata
• Rúcula
• Canónigos
• La piel de un limón
• Dos cucharadas de Aceite de Oliva Virgen Extra Arbequina de la Almazara Artal
• Sal

¡Vamos con el segundo plato! Una pizza con masa casera, fermentada durante 12 horas, como las de verdad, ¡qué sienta mucho mejor y esta mil veces más rica!

Vamos a empezar haciendo la masa, sé que cuesta un poco más de trabajo que comprar una comercial pero de verdad que merece mucho la pena. Además, puedes hacer tandas de más cantidad y dejarlas congeladas para cuando las necesites. Lo mejor es planificar que haremos la pizza y hacer la masa el día anterior.

En un bol, mezclamos los ingredientes secos de la masa, la harina, la semolina, la levadura y la sal. Iremos añadiendo el agua poco a poco según nos pida la masa. El objetivo es que no quede ni harina ni agua suelta, así que os recomiendo ir añadiendo poco a poco el agua ya que a veces puede pasar que nos sobre un poquito de líquido.

Una vez tengamos la masa, la dejaremos reposar durante 15 minutos tapada con un trapo de cocina.
Volvemos a nuestra masa, ahora la amasaremos. Intentad no añadir harina hasta que la hayáis trabajado un poco, porque veréis que tal cual la trabajas va cogiendo forma.
Se trata de ir haciendo pliegues sobre ella misma, de esta manera activamos el gluten y por tanto la elasticidad. Una vez la tengamos, dejamos reposar otros 30 minutos más.

Pasados los 30 minutos de reposo, veréis que la masa ha crecido. Ahora solo tenemos que partirla en dos, intentad que sea más o menos el mismo peso, y hacer el boleado final. Para ellos, tienes que hacer un cilindro con la masa, dejándola bien tersa, y luego otro cilindro hacia el lado contrario. Acaba boleando la masa y la tenemos lista para su reposo final.

Coge una fuente, y añade AOVE arbequina de la Almazara Artal, de esta manera no se pegará la masa. Además, empápate las manos en el AOVE y unta las masas, el aceite las protegerá de que se cree costra y además le dará un saloncito buenísimo.

Ahora sí, tapa con film y deja reposar en nevera 12 horas.

Después de toda la noche fermentado ya tienes tu masa lista para estirar. Simplemente utiliza los dedos y ves dándole forma a tu pizza. No te preocupes si no es perfecta, ¡no hace falta! ¿algo o alguien lo es? 😉

Precalienta el horno a máxima temperatura y mientras tanto vamos a hacer nuestro pesto.

En un vaso batidor, mezclamos todos los ingredientes del pesto y batimos. Si veis que os queda muy líquido, podéis añadir más anacardos. Cubrimos la base de nuestra pizza con el pesto.

Ahora es el momento de añadir los toppings, las alcachofas y las aceitunas. El resto los añadiremos en crudo.

Te aconsejo que cuezas la pizza en la base del horno los primeros minutos, y una vez esté la masa dorada la pongas en el centro para que se cocinen el resto de ingredientes. El tiempo depende mucho del horno, entre 10-17 minutos.

Una vez tengamos la pizza dorada y crujiente, añadiremos la burrata en trocitos. Aliñamos rúcula y canónigos con AOVE arbequina de la Almazara Artal y la piel del león que habíamos reservado y los añadiremos a la pizza.

Acabaremos con un poco más de pesto repartido por encima de la pizza.

Olio santo! Questa pizza è davvero un piacere

Pan con chocolate, Aove y sal

INGREDIENTES

• 125 ml de leche entera
• 125 ml de nata líquida del 30%
• 2 yemas de huevo
• Elige tu endulzante: 50 gr de azúcar blanco / 40 gr de azúcar moreno / 2 cucharadas de eritritol / 1 cucharada de sucralosa / Dátiles al gusto
• 200 g de chocolate negro de mínimo 72%
• Pan de molde sin corteza, yo uso integral
• AOVE arbosana de la Almazara Artal
• Sal en escamas

 

Vamos con el postre señores, momento dulce y el favorito de muchas personas. Y esta vez voy a tirar de nostalgia y voy a reversiones una de las meriendas más típicas de nuestros papis o abuelos, pan con chocolate, aceite y sal. Es un postre que levanta pasiones, de esos que te hacen quedar como un verdadero chef, y lo mejor es que es fácil de hacer y los ingredientes son sanos. ¡Lo tiene todo! Empezamos.

Calienta la nata, la leche y el endulzante que hayas elegido hasta que hierva, batiendo bien. Añade la mezcla sobre las yemas de huevo y con unas varillas remueve bien. Una vez esté bien mezclado, añade poco a poco el chocolate troceado.

Trabaja la masa hasta que te quede bien fina y homogénea. Fílmalo a piel, es decir, pegado a la masa, y resérvalo en la nevera al menos 4 h.
Con la ayuda de un rodillo vamos a aplanar el pan de molde (yo la verdad que siempre utilizo el papel film como rodillo jeje) hasta que quede bien fino.

Con la ayuda de un accesorio para hacer spray el aceite, lo cargamos con AOVE arbosana de la Almazara Artal y untamos el pan. (Si no tenéis este accesorio untar el pan con aceite lo más extendido posible).

Ahora corta en rectángulos el pan y cuece en el horno a 200º hasta que estén dorados. ¡Cuidado se hacen muy rápido! Reserva.

Después de las 4 horas de refrigeración, vamos a empatar nuestro postre. Haz una quenelle con el cremoso de chocolate (una quenelle es el nombre que se le da en cocina a una bola en forma de almendra de un cremoso, helado, puré…) y colocada en el centro del plato.

Un truquito para que la quenelle salga mejor, es calentar la cuchara. Yo lo hago sumergiéndola en agua caliente y secándola bien antes de meterla en el chocolate.

Elige un trocito de pan (yo tendría más pan a parte a mano porque vuela jeje) y colócalo pegado al chocolate. Acaba con unas escamas de sal y un buen chorro de AOVE arbosana de la Almazara Artal por encima del chocolate, el pan y el resto del plato.

¡Postre de estrella Michelin en una mañana!

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacío
    Abrir chat